j hermandades 200


JUNTA DE HERMANDADES Y COFRADÍAS

SEMANA SANTA DE OVIEDO

CATEDRAL Logo 2

A raíz del Concilio de Trento (1545-1563) es cuando las Procesiones de Semana Santa adquieren una enorme importancia. La Iglesia Católica ve en este tipo de actos un poderoso instrumento de evangelización y persuasión, en un marco donde el impacto visual de la imagen era más efectivo que la lectura de relatos bíblicos, que por otra parte era limitada debido a las altas cotas de analfabetismo y a que estaba prohibido traducir los textos sagrados del latín.

El gran historiador ovetense Don Ciriaco Miguel Vigil (1819-1903) recoge del Archivo Municipal noticia de la celebración del Jueves Santo de 1560 cuando se dispone que, mandados por la Corporación, “vayan delante doce Caballeros con Cruces de las Cofradías”, siglo XVI. De 1622 ya se tienen datos de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno en la Iglesia de Santo Domingo. Más adelante, de 1652 se tiene noticia de Cofradía en la Iglesia de San Isidoro el Real; de 1662  la Cofradía de la Misericordia, con sede en la Iglesia-Convento de San Francisco, que obtiene permiso para pedir todos los domingos de Cuaresma, para ayuda de las celebraciones; y en 1665 la Tercera Orden de San Francisco pide licencia para colocar pedestales en el Calvario instalado en el Campo. Desde 1675 se tiene noticia de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno en la Iglesia de Santo Domingo, aunque se supone su existencia anterior. Siglo XVII.

Con la desamortización del Ministro Mendizábal  de 1836-1837, se sufre el primer gran declive. Pero desde la década de 1860-70 vuelven a tomar de nuevo vigor en las calles ovetenses las Procesiones. Aunque los cronistas del  siglo XIX ya lamentaban la pérdida de mucha tradición en la semana de Pasión, enmarcada  entre el domingo de Ramos y el de Pascua, entre el romero y el laurel y la bolla de escanda, con torrezno y huevos duros. Pasan los años y se llega a La Guerra Civil Española de 1936, que arrasa y desola la ciudad de Oviedo y desaparece toda actividad procesional.

Después de concluida la Guerra Civil 1936-39, la ciudad de Oviedo decide reorganizar de nuevo su Semana Santa. El resultado fue una única Procesión: la general del Santo Entierro que se celebró desde 1941 a 1945. A la misma acudían las Parroquias de la ciudad con sus Pasos. 

  • CartelSS2017